Life Plus

ENTRE TÚNICAS Y VIDEOLLAMADAS

¿Qué diría Hipócrates hoy en una videoconsulta? imaginemos este gran sabio griego envuelto en sus túnicas peleando con la señal arcaica del wifi del año 465 a.C, buscando donde ubicar su móvil para que no se caiga y se totee la pantalla, tratando de encontrar el ángulo perfecto para que el usuario lo vea completo y claro.  ¿No es gracioso? a mí me parece que un poco (jejejej).

Sin afán de burlarme del padre de la medicina ¡ni más faltaba! fue el primer ser humano que le dio una razón fisiológica a la enfermedad y no como se consideraba en el momento, un castigo divino o envidia de un tercero (mal de ojo).

Pero en serio, que pensaría este gran ser humano adelantado para su época del método que nos tocó a todos asumir de realizar teleorientaciones a través de dispositivos móviles. Todos los que somos profesionales de la salud en estos momentos de emergencia sanitaria nos ha tocado llamar a los usuarios o compañeros de trabajo por cualquier app de comunicación al menos una o dos veces.  (y qué me dicen de la familia y amigos, mejor deje así).

Si, para mí por ejemplo que medianamente uso bien los celulares y computadores mi primera videoconsulta fue demandante para mi capacidad de gesticulación y mímica no me imagino para una persona que tiene poca interacción con estos dispositivos. 

El viejo Hipócrates gritándole a la pantalla “Παρακαλώ σήκω”, “πάρτε μια βαθιά ανάσα και κρατήστε την” quietico yo miro algo y acercándose la pantalla a la cara que el usuario queda viéndole todos los poros obstruidos de la cara a este gran personaje.

Es una tarea que demanda creatividad y cariño y que todos los profesionales detrás de una pantalla hemos tomado con gran seriedad y cuidado pensando siempre en brindar lo mejor para todos los receptores de nuestro mensaje.

En este, tu espacio de Life+ como Hipócrates, nos hemos enfocado en el usuario como un todo y aunque nos veras en algún momento los poros, ten por seguro que tendrás los resultados, y cambios favorables que buscas para tu bienestar. ¡Opaaaaa!